Ruta crítica (y alguna otra desviación)
2009
Universidad Autónoma del Estado de Morelos
text

Ruta Crítica (y alguna otra desviación)

La pintura ya no es un lugar que sucede en un espacio cerrado, sino que dialoga activamente con su entorno.

Ruta Crítica es un proyecto de Magali Lara y Cecilia Vázquez, pintoras y maestras de la Facultad de Artes, que han decidido llevar, metafóricamente, el taller a la sala de exhibición. Partiendo de dos rectángulos del mismo color –a modo de arenas acotadas, desde donde se formulan preguntas al resto del espacio– cada artista abre su propia investigación visual in situ, al tiempo que incorpora un diálogo con el trabajo de la otra.

La idea central parte de que con frecuencia, en el taller, se generan planteamientos, exploraciones y piezas de trabajo que permanecen fuera del alcance del espectador, al no llegar a exponerse nunca. Existen en un ámbito casi secreto –como rastros o huellas que van quedando atrás– cuando de hecho son en ocasiones las matrices mismas de lo que más adelante se reconocerá como obra terminada y por tanto, “digna” de mostrarse públicamente. Este ejercicio busca revertir esa tendencia: al permitir la cohabitación de obra desarrollada con estos gestos iniciales, se abre una suerte de espacio alquímico que permite el entendimiento del proceso creativo como el conjunto todo de alientos, titubeos, pruebas y decisiones finales que conforman el cuerpo de una obra.

Asimismo, el trabajo en conjunto promueve la articulación de nuevos significados: al propiciar soluciones inesperadas y parentescos inusitados, el espacio puede leerse como una obra a cuatro manos. Cuestiona con sutileza el mito del autor único, celebrando a la pintura como un cúmulo de asuntos compartidos, a través del tiempo y del espacio, que toma forma precisamente por el diálogo sostenido entre quienes a ella se han abocado.

Recrear una situación de taller en la sala de exposiciones –desde la conversación establecida entre las dos artistas, hasta la presencia misma de los rudimentos de su quehacer– es también una invitación a cerrar la brecha tradicional entre artista y espectador.